Una ponchadura de llanta siempre llega en mal momento. De camino al trabajo, de la escuela o en un viaje familiar. Sin embargo, probablemente el peor escenario para que esto te ocurra sea en un lugar que no conoces bien, así que es esencial que sepas cómo cambiar una llanta por lo que en RC Servicio Automotriz te enseñamos la manera de hacerlo.

Medidas de seguridad antes de cambiar una llanta

En primer lugar, debes asegurarte de que no estás en un lugar donde pueda haber un accidente y que no tenga inclinaciones. Si estás en una curva, lo mejor es avanzar un poco hasta un lugar donde los demás autos puedan verte y tomar sus precauciones.

Enciende las luces intermitentes de tu auto para advertir a los demás y coloca tu freno de mano para evitar que el auto se mueva mientras cambias la llanta.



Herramientas necesarias para cambiar una llanta

Además de la llanta, para hacer un cambio de neumáticos vas a necesitar las siguientes herramientas:

  • Una cuña para evitar que tu vehículo se mueva (si no tienes una, puedes utilizar una pieza de madera o una piedra grande)
  • Gato hidráulico
  • Llave de cruz o de tuercas


Pasos para cambiar una llanta

  • Asegura con la cuña la rueda opuesta en diagonal a aquella que va a cambiar. Es decir, si vas a cambiar la rueda delantera del lado derecho, tienes que colocar la cuña en la rueda trasera del lado izquierdo.
  • Afloja las tuercas de la llanta, pero no las quites todavía. Para hacerlo es necesario girarlas en sentido contrario a las manecillas del reloj.
  • Coloca tu gato hidráulico en un espacio especial que tiene tu auto cerca de la rueda y elévalo. Puedes consultar el manual de tu auto si no sabes donde se encuentra.
  • Ahora sí, después de elevar el auto quita las tuercas y guárdalas. Si pierdes aunque sea una, no podrás colocar tu llanta nueva con total seguridad.
  • Remueve la llanta ponchada, coloca la de repuesto y empújala hasta que toque fondo. Es importante que puedas alinear los pernos con los orificios del rin para volver a colocar las tuercas.
  • Gira las tuercas con tu mano hasta que ya no giren más y baja el vehículo, pero asegúrate de que no sostenga todo el peso de tu auto.
  • Toma la llave de tuercas y apriétalas lo más que puedas
  • Baja por completo tu carro y vuelve a apretar las tuercas.
  • No olvides guardar tus herramientas y la llanta dañada.

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad. Si necesitas llantas nuevas, no dudes en venir con nosotros. Tenemos una gran variedad de modelos de las marcas más reconocidas.